El otro cerebro

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Salud y Belleza

El otro cerebro

Por Mi_Nueva_Edad, | 11 Mayo, 2015

Seguramente todos hemos sentido alguna vez como nuestro estado de ánimo tiene su reflejo en el vientre. Normalmente hablamos de nudo en el estómago cuando algo nos entristece, o de la sensación de mariposas cuando nos enamoramos. Pues bien, parece ser, según los últimos avances científicos, que todo tiene una explicación. Nuestro organismo tiene un segundo cerebro y este se encuentra en el intestino.

Neuronas intestinales

Si alguien nos dice “neuronas”, inmediatamente pensamos en el cerebro. Pero estas células, especializadas en la recepción de estímulos y conducción de impulsos nerviosos, no se encuentran exclusivamente en nuestra cabeza. El 70% de ellas se encuentran en nuestro intestino.

Parece demostrado, que el intestino controla partes de nuestro cerebro responsables de las emociones, los sentimientos y el estado de ánimo. Se envía cuatro veces más información de nuestras vísceras al cerebro que al revés. Verdaderamente sorprendente.

¿Simplemente digestión?

El intestino es una red de tejido nervioso con múltiples ramificaciones, que registra todo lo que allí sucede y lo transmite al cerebro a través del nervio vago. Éste, a su vez, interviene en el control de casi todos nuestros órganos internos. Tiene una superficie equivalente a dos canchas de tenis. En él habita la fauna intestinal, un ecosistema en miniatura con más de 500 tipos de microbios, unos 10 billones de organismos de 2 kilos de peso. Este microcosmos todavía alberga enigmas para la ciencia. No sólo regula la digestión, sino que también influye en nuestro sistema inmunológico. La ausencia de algunas bacterias, afecta al sistema defensivo de nuestro cuerpo.

Los trastornos intestinales pueden ser el origen de múltiples enfermedades. Desde una simple gripe, hasta alergias, diabetes, enteritis y un largo etc.. También pueden desencadenar depresiones u otros trastornos psíquicos. Por ello es muy importante dedicarle toda nuestra atención proporcionándole una dieta sana y equilibrada, baja en azúcar y la práctica de ejercicio moderado.

Los misterios

Aunque todavía hay muchas incógnitas, los científicos clasifican a las personas en función de cómo reaccionan frente a los alimentos, ya que todos no lo hacemos de la misma manera. Por ejemplo, en un experimento desarrollado con ratones, se demuestra que aquellos que habían ingerido mayores cantidades de azúcar, eran más propensos a actuar de manera asustadiza. Por el contrario, los alimentados con una dieta baja en azúcares mostraban más valentía y curiosidad.

Así que mucha atención a nuestra panza, El asiento de nuestras emociones más profundas. En ella se libera el 90% de la serotonina, la hormona encargada de la sensación de felicidad y de bienestar.

Ir a listado de noticias

0 comentarios
2 favoritos
0 comentarios en "El otro cerebro"

Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo