Malta, una joya de piedra en el corazón del Mediterráneo

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Viajes

Malta, una joya de piedra en el corazón del Mediterráneo

Por GURULAB.biz, | 03 Abril, 2015

En el corazón del Mediterráneo, entre Italia y Libia, se abre paso el archipiélago de Malta. Esta joya de piedra en medio del mar, con más de 7.000 años de historia, es una auténtica mina de oro para el turismo por la belleza de sus playas, sus espectaculares ciudades, su entorno natural sin igual y su clima agradable todo el año.

La visita imprescindible a Malta comienza por su capital, La Valeta, declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO. Perderse por sus callejuelas empinadas tiene como premio conocer sus numerosos castillos, palacios y museos, hasta llegar a los jardines de Upper Barraka, desde los que se ofrece la mejor vista del Gran Puerto.

Los amantes del arte tendrán la oportunidad de contemplar el famoso Caravaggio “La decapitación de San Juan Bautista” en la Concatedral de San Juan. Ese arte clásico se conjuga con los numerosos conciertos y montajes teatrales que se organizan en sus calles y que son una muestra de la vida cultural de la ciudad.

Las tres ciudades

A pocos kilómetros de la capital se encuentran “Las tres ciudades”, Senglea, Vittoriosa y Cospicua, muy próximas entre sí y todas ellas de gran belleza. El Forti San Mikel en Senglea ofrece unas vistas sin igual de Valleta y Vittoriosa. Vittoriosa, espectacular por sus numerosos fuertes y palacios y sus estrechas calles llenas de flores, ha sido escenario de películas como Gladiator y Troya.

La Ventana Azul

Uno de los lugares más emblemáticos del país es su Ventana Azul, una formación rocosa de 20 metros de altura en la isla de Gozo, la segunda más grande del archipiélago y a la que se puede llegar en un agradable paseo en ferry desde la isla de Malta.

Mdina y Rabat

No se puede abandonar Malta sin visitar las ciudades legendarias de Mdina y Rabat, en las que la fusión de la arquitectura medieval y barroca forman una estampa de especial belleza.

La Puerta de Mdina da una idea de la hermosura de esa ciudad amurallada, con callejuelas llenas de magia y palacios de gran belleza. En cuanto a Rabat, la tradición cristiana de la ciudad ha dejado numerosos conventos, monasterios e iglesias dignos de visitar en la localidad, entre las que destacan especialmente la Casa Romana, las Catacumbas y la Gruta de San Pablo, en la que se cree que vivió el apóstol tras un naufragio.

Mucho más que visitar

Y para los que gozan de más tiempo, el archipiélago tiene mucho más que visitar. No se arrepentirán, por ejemplo, de llegar a la pequeña isla de Comino con su Laguna Azul, perfecta para actividades acuáticas como el snorkel o el buceo. Merece también la pena la visita a los templos megalíticos de Hagar Qim, construidos entre el 3.600 y el 3.200 antes de Cristo con piedras de hasta 5 metros de altura y 57 toneladas de peso.

Ir a listado de noticias

0 comentarios
0 favoritos
0 comentarios en "Malta, una joya de piedra en el corazón del Mediterráneo"

Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo