Cuenca: naturaleza e historia en una misma escapada

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Viajes

Cuenca: naturaleza e historia en una misma escapada

Por GURULAB.biz, | 06 Febrero, 2015

El equilibrio perfecto entre la naturaleza y el patrimonio histórico y arquitectónico han convertido a Cuenca en una de las 15 ciudades de España declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. El lugar ideal para hacer una escapada, tanto para los amantes del campo como para los urbanitas.

Si hubiera que definir esta ciudad milenaria con dos palabras, serían agua y piedra: Cuenca se abre paso entre las hoces de dos ríos, el Júcar y el Huécar, y se encarama en el risco que ha dado lugar a uno de sus elementos arquitectónicos más peculiares, las Casas Colgadas.

Contemplar desde ellas la hoz del Huécar ofrece una de las mejores panorámicas de la ciudad y hace sin duda una importante competencia a las obras de arte que las casas albergan en su interior como sede del Museo de Arte Abstracto Español.

Joyas arquitectónicas

Para ver estas casas suspendidas en el abismo, nada mejor que cruzar el puente de San Pablo, que es en sí mismo una joya de la arquitectura industrial. Reconstruido a base de hierro y madera en 1902, este gigante se eleva a 40 metros de altura y termina en otro de los tesoros arquitectónicos de la ciudad, el convento con el mismo nombre.

Ese edificio del siglo XVI, reconvertido actualmente en Parador, permite contemplar las vistas más espectaculares del atardecer conquense, especialmente interesante, cuando los colores de la naturaleza se funden con los de las obras creadas por el hombre.

Milenios de historia

Los primeros humanos llegaron a las inmediaciones de la actual ciudad en el Paleolítico Superior (unos 90.000 años antes de Cristo), pero fueron los musulmanes en el siglo VIII quienes fundaron lo que hoy conocemos como Cuenca, y su casco antiguo, con calles estrechas y empinadas, mantienen la fisionomía de aquella época.
A través del edificio del Ayuntamiento, soportado por arcos, se abre la Plaza Mayor, que alberga también la actual catedral, en otra época mezquita, con su espectacular fachada de estilo gótico francés.

Broche gastronómico

Recomendamos no decir adiós a la ciudad sin acercarse primero a su gastronomía tradicional. Degustar platos como el morteruelo, el ajo arriero o el alajú, aderezados con el tradicional licor de Resolí o el aguardiente de la sierra será, sin duda, un broche de oro para esta escapada.

Más información

Ir a listado de noticias

0 comentarios
0 favoritos
0 comentarios en "Cuenca: naturaleza e historia en una misma escapada"

Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo