El desierto que viene

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Medio Ambiente

El desierto que viene

Por Mi_Nueva_Edad, | 09 Noviembre, 2015

Uno de los mayores problemas a los que se enfrenta La Tierra, es al de la desertificación. Lo llevamos alimentando desde siglos atrás, pero se ha visto agravado a lo largo del siglo XX y lo que llevamos de este.

La sobreexplotación de los acuíferos, la tala indiscriminada de árboles para la utilización de la madera, para la creación de nuevas explotaciones agrícolas o para pasto como sustento de la ganadería, los incendios forestales (la mayoría provocados) y la recalificación de terrenos en edificables...la lista de tropelías es interminable.

Los casos más trágicos

El mar de Aral

Hasta hace 50 años era el lago más grande del mundo. Está situado entre las Kazajstán y Uzbekistán.

En aquellos años de la antigua Unión Soviética, se llevaron a cabo una serie de planes de reforma agraria, para el cultivo de algodón en los desiertos circundantes. Miles de kilómetros de canales desde los ríos Amu Daria y Sir Daria se construyeron para el regadío. La economía de la zona se disparó.

En pocos años, este pensamiento basado en el “pan para hoy y hambre para mañana”, llevó al hermoso mar interior a la catástrofe natural y humanitaria.

El inmenso lago retrocedió hasta 90 kilómetros o más en algunos puntos. Se dividió en dos manchas de agua y estas se volvieron a subdividir y desaparecer a su vez, se rompió por completo el ecosistema, las gentes de sus riberas se quedaron sin sustento, la sal depositada después de la evaporación produjo tormentas tóxicas, los niveles de cáncer se dispararon y siguen siendo de los más altos del mundo. Un desastre sin precedentes que propició la extensión del desierto y que en la práctica, ha sentenciado al Aral.

Los datos sobre este caso son aún más escalofriantes, pero no podemos extendernos más sobre él.

El Amazonas y otras selvas tropicales

La tala indiscriminada y la falta de protección de estos bosques suponen uno de los mayores puntos calientes de la desertificación del planeta. El Amazonas sigue retrocediendo en favor de la ganadería y de la agricultura.

Nuestro pulmón se seca a marchas forzadas y el precio será muy caro, entre otras muchas razones, porque es ahí y en otras zonas boscosas del trópico, en donde se regula, en gran medida, el clima mundial.

Las soluciones pasan inevitablemente por abordar sus problemas de forma global y coordinada, y en ver a estos paraísos como lo que son, un bien de todos y para todos.

En España

Los incendios forestales, el cambio climático y de nuevo la explotación de acuíferos de manera incontrolada, son nuestros mayores problemas. Particularmente el sureste peninsular sufre de graves problemas de desertificación. Pero no hay que engañarse. Escasos son los rincones que están exentos de este peligro.

Todos recordamos el estado en el que se vio sumido el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel hace pocos años, debido precisamente a los innumerables pozos clandestinos. La Mancha húmeda estuvo a punto de convertirse en el gran desierto de La Mancha.

La repoblación es una solución eficaz, pero tiene que hacerse de forma inteligente, con especies autóctonas que no empobrezcan el suelo y que sean capaces de regenerarse tras una catástrofe como un incendio.

El abuso del pino carrasco en el sur o el foráneo eucalipto en el norte, principalmente en Galicia y norte de Portugal, no son la solución idónea.

¿Estamos locos?

Esa pregunta tiene una respuesta clara: si.

La cuestión es tan grave, ya no sólo por el hecho de la pérdida de superficie vegetal en sí, sino que a ello hay que sumar el problema del calentamiento global, que se retroalimenta de la pérdida del manto verde. No hay que olvidar, que las plantas sirven de depuradoras del aire.

Los árboles atraen la lluvia y con su pérdida también ella desaparece. Protegen la tierra de la erosión, nos dan oxígeno, nos proveen de madera y todos sus derivados, son el refugio y el sustento de la mayoría de los seres vivos...y nosotros, incomprensiblemente, los talamos.

 

Fotografía: Barco varado en el Aral

Ir a listado de noticias

0 comentarios
0 favoritos
0 comentarios en "El desierto que viene"

Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo