La selva hechizada de Irati

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Viajes

La selva hechizada de Irati

Por Mi_Nueva_Edad, | 23 Octubre, 2015

En los bosques de Irati, vaga un enorme ser con aspecto humano cubierto de pelo hasta los piés. Se apoya sobre un enorme bastón, cuida del bosque, del ganado y puede ser terrible para el caminante. Si te lo encuentras cuando busques setas en otoño, cuando pasees por la ribera de sus arroyos o cuando te detengas a escuchar el canto del urogallo, no debes huirle y mucho menos desobedecerle.

Si lo haces, toda su furia caerá sobre ti. Su carrera es más ágil que la de un gamo y te atrapará. En cambio si te quedas inmóvil y le obedeces, se convertirá en tu guía y te descubrirá los secretos de la exuberante naturaleza de la Selva de Irati. Su nombre es Basajaun y a veces va acompañado de la "Señora del Bosque", Basandere.

Estos personajes de la mitología vasco-navarra y también del norte de Aragón, junto con innumerables historias de brujería y fantasmas de reinas, son unos de los muchos mitos y leyendas que envuelven a este lugar de brumas, de colores verdes intensos, rojos, ocres y amarillos, y lo convierten en uno de los lugares más bellos para visitar este otoño.

A estas leyendas paganas, se le suman aquellas de luchas cristianas, de invasiones, conquistas, reconquistas y de caminantes que se dirigen desde Roncesvalles hacia Santiago de Compostela.

Hayas y abetos

La Selva de Irati es el bosque más extenso y mejor conservado de hayas y abetos de toda Europa, después de la Selva Negra de Alemania. Consta de unas 17.000 hectáreas con inmensas extensiones de naturaleza casi virgen.

Situada en la parte oriental del Pirineo navarro, se extiende también al otro lado de la frontera con Francia. 

Pero en ella, también encontraremos viejos robledales, tilos, olmos, avellanos, arces, sauces, el boj, enebros y helechos entre hermosas alfombras de musgo, líquenes y las cotizadas setas otoñales.

Está atravesada por los arroyos de Urbeltza y Urtxuria que confluyen para formar el río de Irati. El entorno acuático de estos bosques, lo completa el embalse de Irabia.

Los moradores de estos paisajes encantados son los corzos y los ciervos, que en esta época del año, batallan con su berrea por la conquista de las hembras. Pero además, martas, jabalies, zorros, truchas e innumerables aves como reyezuelos, pinzones, petirrojos, pitos negros, dorsiblancos, el citado urogallo y rapaces.

Tres reservas naturales

Mendilatz, esta situada en el monte del mismo nombre. es una de las zonas más húmedas y tiene una altura máxima de mas de 1.100 metros. Podrás pasear por sus hayedos gracias al sendero señalizado que lo rodea.

Tristuibartea, se encuentra en la ladera norte del monte Petxuberro. En ella los bosques más bajos de robles se tornan en hayedales conforme se asciende. La altura máxima es de 940 metros.

Lizardola, es la reserva de mayor interés ecológico. Para recorrerla hay diversos senderos, pero recomendamos partir de la cola del embalse de Irabia hasta dominar todo el monte La Cuestión, que es por donde se extiende esta reserva con el formidable bosque virgen de hayas y abetos. La altura oscila de 850 a 1.125 metros.

Hay que señalar que todas las rutas que recorren la Selva de Irati, son de baja dificultad y están perfectamente señalizados, así que se presta a recorrerlo por cualquiera, sin importar su edad.

Existen dos accesos. Uno por el lado occidental desde Orbaizeta y otro por Ochagavía en el lado oriental en donde se encuentra el centro de interpretación.

La Selva de Irati, su espectacular y misteriosa belleza, la música de las aguas limpias de sus torrentes, de sus hojas de colores, de sus árboles acariciados por los vientos, es la estampa más genuina del otoño. Nos vamos unos días a Navarra. No se si volveremos, de Basajaun depende.

 

 

 

 

 

Ir a listado de noticias

0 comentarios
0 favoritos
0 comentarios en "La selva hechizada de Irati"

Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo