Úbeda es la ciudad monumento

Para poder ofrecer los servicios de la web: y poder administrar la página, Francisca Abellón y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en Mi Nueva Edad, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies.

Aceptar
Viajes

Úbeda es la ciudad monumento

Por Mi_Nueva_Edad, | 01 Octubre, 2015

Hablar de la jienense Úbeda, supone todo un difícil reto. Nos encontramos con una ciudad con un patrimonio cultural tan rico, que abarcarlo todo en un espacio tan pequeño es imposible. 

Fue declarada, junto a la vecina Baeza, Ciudad Patrimonio de la Humanidad en 2003. De hecho, es uno de los grandes ejemplos de ciudad renacentista de España y de Europa. Esto es así debido a su auge en los siglos XIV y XV, que sirvieron de base a su llamado "siglo de oro" en el siglo XVI.

Caminar por sus calles produce una sensación de equilibrio. En ellas apenas hay estridencias y todo parece coherente, ordenado. Sin embargo, todo es una sorpresa. Casi cualquier edificio es bello en si. Desde las casa más insignificantes, con sus antiguas puertas de madera con viejas aldabas y preciosas rejas, a las iglesias, conventos, palacios u otros edicficios civiles como sus magníficos hospitales.

Algunos historiadores la consideran la ciudad europea occidental más antigua. Si no es así, poco le faltará porque en ella encontramos restos de asentamientos desde la Edad del Cobre.

Cumbre del Renacimiento

Pero como decíamos, y a pesar de encontrar en su casco urbano monumentos y sabores musulmanes, mozárabes, románicos y góticos entre otras culturas, es el siglo XVI y su impresionante patrimonio renacentista, el que hace de Úbeda una joya que nos recuerda en gran medida a ciudades renacentistas italianas.

De hecho ya su urbanismo es uno de los principales ejemplos de trazado renacentista, que sirvió de ejemplo para las ciudades proyectadas en la Ámerica recien conquistada.

Su arquitectura está ligada al gran arquitecto Pedro de Vandelvira y también a su hijo Andrés de Vandelvira. Los dos figuras de primer orden en la arquitectura hispana. Intentaremos poner el objetivo en alguno de sus atractivos artísticos, pero insistimos que parece que no tuviera fin.

Sacra Capilla del Salvador

Obra de Andrés de Vandelvira sobre trazado de otro de los grandes, Diego de Siloé, es el gran símbolo de Úbeda. Fue mandada construir por Francisco de los Cobos, secretario personal de Carlos V, como panteón personal. Aquí estuvo la única escultura de Miguel Ángel en España, un San Juanito, que lamentablemente fue destruido en la Guerra Civil y que acaba de ser restaurado y expuesto unos meses en el Museo del Prado.

A este insigne personaje se debe en gran medida el florecimiento de la ciudad. No te puedes perder detalle de sus esculturas y su fachada plateresca.

El Palacio del Deán Ortega

En la Plaza Vazquez de Molina, la misma en la que sitúa la Capilla del Salvador, podemos admirar este palacio que desde hace casi un siglo, es parador nacional. Es uno de los más bellos de la ciudad y de toda la España renacentista. No te pierdas su hermoso y equilibrado patio.

Basílica de Santa María de los Reales Alcázares

Asentada sobre restos neolíticos, íberos, romanos, godos y de la antigua mezquita mayor, tiene elementos que van del románico al neoclasicismo. Su claustro, su fachada principal y su rejería son de gran belleza. Es la iglesia mayor de Úbeda.

Hospital de Santiago

Obra de Pedro y Andrés de Vandelvira, es el otro gran símbolo ubetense. Es un formidable palacio del cual es difícil destacar algo concreto. Flanqueado por cuatro torres, sus patios con mármol de Carrara, sus escalinatas, su sacristía y antisacristía y sus pinturas completan un conjunto artístico único.

Casa de la Torres

Es un palacio con elementos góticos y renacentistas. Es un modelo de alcázar urbano. De el destacan las dos torres que flanquean su fachada plateresca y su armonioso patio.

Otros monumentos

Pero hay muchisimos mas monumentos para ver. No os perdáis su muralla con sus torres y puertas como la del Losal de estilo mudéjar, la de Granada o la de Santa Lucía. Tampoco debes ignorar la Iglesia de San Nicolás, la de San Isidoro, la de la Trinidad con su convento o el Convento de las Claras.

Pero no pierdas de vista cualquier casa solariega, cualquier pequeño rincón de la ciudad monumento, si no te quieres perder su esencia.

Los cerros de Úbeda y otros monumentos naturales

Cuenta la leyenda que un señor militar cristiano de la época de la reconquista, llegó tarde a una batalla que tuvo lugar en las inmediaciones de Úbeda y como excusa, dijo que se había perdido por sus cerros. De ahí proviene el faoso dicho popular, empezó como un símbolo de cobardía, para despues derivar en alguien que se va por la tangente.

No te puedes ir de esta la ciudad sin asomarte a sus famosos cerros plagados de olivos o de visitar la cercana Sierra de Cazorla, la de Mágina o el cercano curso alto del Guadalquivir.

Y para comer...

Una cocina riquísima mediterránea a caballo entre la manchega, la andaluza y la levantina, regada por uno de los aceites de oliva más famosos del mundo.

Prueba sus buñuelos, su carne de caza, su codorniz en escabeche o sus guisos de legumbres, como el potaje de garbanzos con acelgas, las habas con berenjenas, la torta de aceite y pimentón llamada el ochío o la morcilla en caldera.

Además tiene una fuerte tradición de tapas y unos excelentes embutidos.

Y  nada más y nada menos. Úbeda es imperdible. Uno de esos lugares que hay que visitar, si lo tuyo es el arte, la historia y la belleza.

 

Fotografía: Iglesia del Salvador

 

Ir a listado de noticias

0 comentarios
0 favoritos
0 comentarios en "Úbeda es la ciudad monumento"

Debes estar registrado para publicar comentarios

Comparte tus valores y compromiso social con Mi Nueva Edad.
Buscamos colaboradores que aporten diversidad a nuestra plataforma, Descarga nuestro Dossier Corporativo
logotipo